sábado, 17 de abril de 2010

LA POLITICA Y LA BIBLIA - ARMANDO ALDUCIN (SEGUNDA PARTE )



"el poder para traer la justicia y el poder para transformar a una sociedad, en un país, no ha residido, ni reside, ni residirá en ningún gobierno político, la arena política con su retórica, no tiene el poder para transformar espiritualmente a nuestra sociedad"
LA POLITICA Y LA BIBLIA - SEGUNDA PARTE

(Transcripción de la conferencia del Dr. Armando Alducin con el titulo la política y la Biblia)

En segundo lugar, veamos el aspecto que la Iglesia cristiana tiene ante el gobierno, ante toda esta situación mundial ¿Cuál es el papel de nosotros? ¿Hasta qué punto la Iglesia debe inmiscuirse o no inmiscuirse, meterse o no meterse en las cuestiones políticas? ¿Qué responsabilidades tiene la Iglesia de acuerdo a la Biblia? no estoy hablando de una religión tal, sino la Biblia, ¿Qué nos dice la Biblia de la responsabilidad que tenemos ante nuestra sociedad? ¿Creemos que nosotros como cristianos para combatir todos estos males debemos involucrarnos en el activismo político? ¿Creemos que debemos hacer manifestaciones, desfiles y protestas contra el gobierno para acabar con estos problemas morales y males sociales?

Vamos a ver en primer lugar, cuáles son los errores que actualmente la Iglesia cristiana está cometiendo en contra del gobierno.

En primer lugar, el poder para traer la justicia y el poder para transformar a una sociedad, en un país, no ha residido, ni reside, ni residirá en ningún gobierno político, la arena política con su retórica, no tiene el poder para transformar espiritualmente a nuestra sociedad. Es increíble la respuesta hostil que muchos creyentes, iglesias y denominaciones están tratando de hacer con el activismo político, para poder tratar de protestar en contra del gobierno, haciendo manifestaciones, haciendo desfiles y creyendo que con esta situación nosotros vamos a influir, cuando a nosotros se nos manda someternos a nuestro gobierno, sométase dice Romanos 13 a toda autoridad todo individuo, porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.

Es preocupante la manera de pensar, que está prevaleciendo, y que trata de hacer del activismo político y social la principal prioridad del cristianismo, y con esto reducir la fe en Cristo a otra fuerza o poder político. Uno de los principales errores que la Iglesia está cometiendo en contra del gobierno político, es buscar medios humanos para poder reformar la sociedad y establecer los valores cristianos ¿Qué pensará Dios de nosotros realmente? ¿Creemos que Dios es tan débil y tan incapaz de cuidarnos, que preferimos nosotros las protestas y la presión política, en lugar de usar los recursos espirituales que Dios nos ha dejado en su palabra, para poder cambiar nuestra sociedad?

En la primera carta a Timoteo capítulo dos, el apóstol Pablo escribió:

Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad

De acuerdo a la Biblia, señores cristianos, señoras cristianas, no es el activismo político, ni las presiones, ni manifestaciones públicas, las que van a transformar a nuestra sociedad, sino nuestras oraciones por el gobierno. Hace unos días me estaban diciendo ¿Qué piensas (…) de lo que está pasando en Estados Unidos? en Estados Unidos durante muchos años se ha predicado la prosperidad, y el dinero, y la prosperidad, y el dinero ¡y viene un avivamiento tremendo! y ahorita Estados Unidos ante nuestros ojos, es la nación más poderosa, política, comercial, militarmente y sin embargo es una nación, como lo dice la Biblia, lo vamos a mencionar, hace 2600 años se profetizó que antes de que Cristo regresara, no iba ser Rusia, no iba a ser hacer Alemania, no iba ser Inglaterra, no iba ser Estados Unidos, la nación o el último imperio mundial, sería 10 naciones que se unirían entre el Medio Oriente y Europa.

Y ante nuestros ojos nos damos cuenta, que ahorita en Estados Unidos los cristianos ¿Que deben hacer? en lugar de tantos congresos y de tantas reuniones, unirse en un estadio a pedirle perdón a Dios, a quebrantarse, a orar, orar por el presidente Bush, orar por el gobierno, orar por todas estas devastaciones que no son coincidencias, todo tiene un trasfondo de acuerdo a la Biblia, espiritual, y las repercusiones y lo relevante que nosotros usamos en asociar lo que pasa la luz de la Biblia, tiene su relevancia precisamente en el mundo espiritual, nosotros no podemos usar medios humanos para tratar de cambiar a nuestros gobiernos.

Otro error es hacer el activismo nuestra prioridad. Es una grave equivocación tratar de culpar a los diferentes partidos políticos, a las conspiraciones liberales, o a los medios de comunicación, de la desintegración moral de nuestro país, no es que los gobernantes son corruptos, es que este partido es corrupto, es que estos medios de comunicación, todos ellos no son el enemigo, son el campo misionero donde nosotros debemos de trabajar, entonces nuestro enemigo no es como carne con sangre dice Efesios 6:12, sino contra potestades, contra criaturas invisibles espirituales, controladas en un reino que la Biblia menciona, que controla el príncipe de las tinieblas, llamado Satanás, nuestra lucha no es contra partidos políticos, señores y señoras, no es contra diferentes gobiernos nuestra lucha es invisible, así pues no ataquemos las instituciones establecidas por Dios, porque estamos atacando lo establecido por Dios.

"La Biblia dice que los pecadores están cegados por el príncipe de las tinieblas, que les ha cegado el entendimiento, esta es la razón por lo cual es una tontería esperar que las instituciones humanas puedan producir la justicia y la paz, que sólo Dios puede hacer a través de nuestras oraciones"

En los peores momentos de la historia, cuando los gobiernos han sido crueles y sanguinarios como César, en los tiempos de Roma, el apóstol Pablo, el apóstol Pedro, el apóstol Juan, tenemos en la Biblia, jamás nunca critican al gobierno, y estos eran gobiernos corruptos totalmente, donde los cristianos los echaban al coliseo romano, y bajo esas circunstancias escribe el apóstol Pablo, ¡oren por las autoridades y los gobernantes! imagínense a Pablo organizando ¡vamos a Roma alrededor del palacio del César a levantar pancartas “muera César” “muera César”, “derroquen al César”! esa no es la forma de poder nosotros traer la transformación espiritual a nuestro país, claro que el mundo es pecaminoso, pero ¿Debemos asombrarnos nosotros de su pecaminosidad? ¿De qué otra manera actúan los pecadores? La Biblia dice que los pecadores están cegados por el príncipe de las tinieblas, que les ha cegado el entendimiento, esta es la razón por lo cual es una tontería esperar que las instituciones humanas puedan producir la justicia y la paz, que sólo Dios puede hacer a través de nuestras oraciones.

Nosotros podemos levantar la bandera de la moralidad y de la justicia a través de nuestra vida de testimonio; de una vida santa de que realmente proclamemos la justicia y proclamemos que la gente necesita arrepentirse y entregarle su vida al Salvador ¿Cuántos políticos todos los días siguen muriendo y seguirán muriendo; en accidentes de helicóptero, choques en la carretera, y personas que creen que toda la vida es esto, y que la vida es el poder y el dinero ¡dichosos aquellos políticos que mueren, y los que me están escuchando, que han vivido una vida honesta! porque la Biblia dice que de cada palabra, y un vaso de agua que hayamos dado en el nombre de Jesucristo nos será recompensada en la próxima vida. ¿Cuántos de ustedes señores políticos se levantan en la mañana, como muchos que han perecido, se ponen su traje, voy a ser un viaje, y se despiden de la esposa, mis niños nos vemos hoy en la tarde, y no sabes que es la última vez que te despediste de tu familia, pero eso sí, hay adulterio, hay fornicación, hay transas porque creemos que vamos a vivir eternamente, y la Biblia dice: ¡prepárate para encontrarte con el juicio de Dios!

¡Prepárense señores que se encuentran en autoridad y en eminencia, ante un juicio, donde al que mucho se le ha dado, mucho se le demandará! Por lo cual si vale la pena en la vida ser honestos, si vale la pena ser íntegros, si vale la pena ser santos en toda nuestra manera de vivir, si vale la pena serle fiel a una sola mujer, a tu esposa, a mi esposa, es de valientes verdaderamente el poder vivir y cargar la cruz que Jesucristo nos invita cargar, pero está delante de nosotros la eternidad, y muchos de ustedes tal vez en la próxima conferencia ya no tengan la oportunidad de asistir, pero hoy que tu corazón está preparado, Dios te llama y te dice: ¡arrepiéntete de tus pecados y cree Jesucristo como tu salvador!

"la verdadera misión de Jesucristo y la Iglesia, es que Cristo no vino al mundo como un libertador político, ni como un reformador social, no vino a que la gente mala fue era buena, sino a darle vida a los muertos"

Los gobiernos humanos pues han sido totalmente perseguidos y atacados en el nombre de Dios, de una forma equivocada, la verdadera misión de Jesucristo y la Iglesia, es que Cristo no vino al mundo como un libertador político, ni como un reformador social, no vino a que la gente mala fue era buena, sino a darle vida a los muertos, porque hay mucha gente que es muy buena y está muerta espiritualmente, Jesús no vino al mundo a buscar quienes le iban a apoyar para conquistar la cultura, para la moralidad bíblica, o para en grandes libertades políticas y religiosas, Cristo no vino para promover un nuevo orden social, ni tampoco un nuevo orden moral, vino para establecer un reino espiritual en un grupo de personas que se llama la iglesia, y la Iglesia es una palabra griega que significa “los que fueron sacados fuera” viene del griego “ek” fuera “klesía” muchos, un grupo de personas que han sido sido sacadas de este mundo, no físicamente sino espiritualmente, para vivir vidas transformadas, para dar testimonio de que Jesucristo está vivo, y que está actuando todavía a través de sus seguidores que la Biblia le llama sus discípulos, esto es lo que Cristo vino a ser, no vino al mundo para hacer la antigua creación moral a través de reformas sociales o gubernamentales, sino a transformar a los seres humanos en nuevas criaturas a través del poder transformador del Evangelio y del Espíritu Santo. En cierto modo verdad, el estado moral, social y político de la gente es irrelevante para el progreso y el avance del Evangelio, porque Cristo lo dijo mi reino no es de este mundo.

"nuestra batalla es de carácter espiritual, Dios no nos llama para pelear una guerra cultural que busque la transformación de nuestro país en una nación cristiana"

No podemos proteger o expandir la causa de Cristo mediante el activismo político, o el humanismo, no importa qué grandes y que sinceros sean nuestros esfuerzos, nuestra batalla es de carácter espiritual, Dios no nos llama para pelear una guerra cultural que busque la transformación de nuestro país en una nación cristiana, y hay por todos lados ¡México para Cristo! esto es una falacia, esto no sé de qué Biblia la sacaste, pero de acuerdo a la Biblia, ninguna nación será para Cristo hasta que él regrese, hasta que él regrese las naciones se van a corromper más, la apostasía entrará la Iglesia cristiana, y jamás, hasta que Cristo regrese las naciones se volverán a Él, y vendrán a Jerusalén a rendirle pleitesía y adorar al Rey de Reyes y Señor de Señores. Así que mientras Cristo viene, mientras Cristo viene, mientras el hijo de Dios regrese a este mundo, damas y caballeros, hay un remanente, la Biblia habla de un pequeño remanente que será fiel hasta la muerte, así que no hay tal cosa de que 120 millones de personas se conviertan, o México 23 millones de personas en el Distrito Federal, o las 100 millones que somos, todo México será para Cristo.

Otro sueño falático creer que si el Presidente la República es cristiano, entonces México cambiara. Hemos tenido testimonios de varios presidentes, y gracias a Dios por sus vidas que han sido cristianos, y no está en un solo individuo, él tendría que tener a todo su gabinete de cristianos, y al jefe de la policía cristiana, y al secretario de la defensa cristiano, para que realmente, y eso solamente en Alicia y el país de las maravillas. Vivimos un mundo real, donde el pecado está haciendo atrocidades contra el ser humano, donde la corrupción aumentará, donde hemos visto que está debilitando la integridad y la moralidad, y no es la respuesta repito, los presidentes o los políticos, la respuesta somos y siempre seremos la Iglesia.


TERCERA PARTE

PRIMERA PARTE