sábado, 17 de julio de 2010

Como educar a nuestros hijos, conociendo a nuestros hijos (Serie) – Armando Alducin


INTRODUCCIÓN

(Breve transcripción de la primera conferencia)

(Abran) su Biblia en dos pasajes, en Proverbios capítulo 22 versículo 6, y en el libro de los Salmos capítulo 139 versículos del 13 al 16.

(…) en esta tarde iniciamos con la primera parte de nuestro estudio que se va a llamar exactamente cómo se va a llamar la serie, cómo educar a nuestros hijos, conociendo a nuestros hijos. Vamos a leer Proverbios 22 versículo 6 “instruye al niño en su camino, y aún cuando fuere viejo no se apartará de él” Salmos 139 versículos del 13 al 16;

Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas.

Cuando Dios nos llamó a todos que le conocemos como nuestro Señor y como nuestro Salvador, nos llamó para que le conociésemos principalmente. Dice Primera de Corintios 1:9 “Fiel es Dios, el cual nos llamó a la comunión con su Hijo Jesucristo” en Juan 17:3 el Señor Jesús dice “esta es la vida eterna: que te conozcan ti, al Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado”

Entonces el Cristianismo es conocer a Dios. El Cristianismo es tener una comunión con Dios, por eso hemos repetido muchas veces que se compara con el matrimonio, porque un matrimonio que no se comunica, pues no es un matrimonio, porque el matrimonio es la unión de dos personas del sexo opuesto ¿Verdad? no del mismo sexo, sino del sexo opuesto que unen sus vidas para caminar juntos por la vida, y durante todo este peregrinar conocerse el uno al otro, y cuando conocemos a nuestra esposa y platicamos con ella, etc. etc., nos conocemos más, más y más. El matrimonio no es casarte con una persona y el domingo de 11 a 12 del día decirle ¿Qué quieres? y durante toda la semana te cierras y no vuelves a escuchar a su cónyuge.

Pero aparte de que Dios quiere que nosotros le conozcamos, amados hermanos, Dios quiere que también conozcamos a nuestros hijos. Y saben ustedes que no podemos conocer a Dios, no podemos conocer a nuestros hijos, y menos a nosotros mismos, sin la palabra de Dios. Entonces hay muchas parejas de ustedes, y habemos muchos padres de familia en el mundo, o algunos de ustedes que se están preparando hacer padres que no conocen a sus hijos, no saben cómo educar a sus hijos, porque nunca han conocido la palabra de Dios. Dios nos muestra en el libro de Deuteronomio en el Antiguo Testamento, en el capítulo 6 versículos del 4 al 9 las siguientes palabras;

Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Aquí Dios nos manda que nosotros debemos educar, entrenar, disciplinar a nuestros hijos conforme la revelación Bíblica, no conforme a las escuelas del mundo, ni a lo que el mundo dice, y si tú mandas a tu hijo a la escuela del mundo, y aparte en tu casa tú no le das la enseñanza de la Palabra de Dios, el mundo puede absorber a nuestros hijos. Nuestra meta en la vida como padres no es sólo obtener el conocimiento de Dios para vivir, sino saber cómo aplicarlo a nuestros hijos. Una desgracia muy grande es que cuando una persona se convierte a Cristo, o un padre, o una madre vienen a la Iglesia por ejemplo los jueves, cada tarde a escuchar la Palabra de Dios o en la mañana, al llegar a su casa no les participan a sus hijos lo que aprendieron, no les comunican a sus hijos lo que saben ellos de la Palabra de Dios, en otras palabras, hay muy pocas madres que discipulan a sus hijas, y muy pocos padres que discipulan a sus hijos.

Nuestros hijos nos han sido prestados. ¿Saben por cuánto tiempo? creo que lo máximo son 15 años, porque como esta la situación ya desde los 13 se van de la casa, o a los 15 agarran camino y se desaparecen, y los tuvimos no más de 15 años, a lo mucho 20 años. Y tenemos solamente en toda nuestra vida como padres 15 años máximo para poder entrenarlos, prepararlos, educarlos y lanzarlos allá afuera al mundo. Mientras nuestros hijos están con nosotros en nuestra casa, tenemos la responsabilidad moral de Dios, de saber prepararlos para que ellos enfrenten el destino que Dios tiene para cada uno de ellos. Esto lo encontramos en el Salmo 127 versículos del 3 al 5;


He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre. Como saetas en mano del valiente, así son los hijos habidos en la juventud. Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos; No será avergonzado cuando hablare con los enemigos en la puerta.

Aquí la Biblia nos enseña que nuestros hijos son como flechas, las cuales Dios nos las da. Y Cuando tú tienes una flecha, tienes que tener un arco y un blanco, la aljaba es el carcax, o la bolsa donde se cargan las flechas, y un hijo es como una flecha, dice la Biblia, a la cual nosotros debemos de ¿Qué? de sacarle punta, ese es el hijo, tu tienes que sacarle punta a tu hijo, le tienes que poner las plumitas a la flecha, y cuando tu hijo está listo lo metes en el arco, jalas el arco, la cuerda y disparas la flecha, para que la flecha de en ¿Dónde? en el blanco. Y Dios quiere que cuando nosotros lancemos a nuestros hijos den en el blanco, el blanco es la voluntad de Dios. La Biblia dice aquí en el Salmo 127, que las personas que son padres son felices, son dichosas y son bienaventuradas de tener la oportunidad de preparar a seres humanos para caminar con el Señor Jesucristo.



No.
TITULO ENLACES
1
El caracter de los niños
Descargar
2
El pecado de herencia
Descargar
3
Un hogar con Dios
Descargar
4
Amar sin condiciones
Descargar
5
Disciplina en el hogar
Descargar
6
Su entrenamiento
Descargar
7
El crecimiento de Cristo
Descargar


AUDIO ONLINE







Nuestro deseo no es que conozcan a un predicador en particular, sino que vean claramente que las respuestas se encuentran en la Biblia, por eso debemos leerla, meditarla y vivirla cada día, pues nuestra fe no debe estar basada en las afirmaciones de un predicador, sino en la Palabra de Dios, la cual es invariable (Jn. 5:39, Mat. 22:29, ) y sigamos el ejemplo de los cristianos de Berea (Hch. 17:11).

Ademas cualquier link de descarga que aparezca con error, por favor informar en los comentarios. Les recomiendo leer la entrada "Tutorial 1" para descargar manualmente, o consulta "Tutorial 2" .
Importante

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El link de la parte 01 El caracter de los niños está confuso con el 02 El pecado de herencia. Al parecer en ambos está el mismo link del 02 El pecado de la herencia. Busqué y encontré el del anterior, espero les sirva y lo puedan modificar para evitar cualquier problema.

01 El caracter de los niños.
http://www.mediafire.com/?y2m20m0m27qckxi

Joneyber dijo...

Gracias por su comentario, ya corregi este error.

Bendiciones