sábado, 3 de julio de 2010

La virginidad en la mujer ! para que las muchachas se abrochen los cinturones! (Predicación Escrita Parte II) Dr. Armando Alducin



"y para poderle ser fiel a mi esposa, necesito la ayuda de Jesucristo. Es imposible poder serle fiel a una mujer, o que una mujer le sea fiel a un hombre, es imposible sin Cristo"
En segundo lugar, vamos a ver y a contestar la pregunta ¿Por qué tenemos que casarnos? ¿Por qué no puedo tener sexo? ¿Por qué un pedazo cochino de papel nos va a unir, y nos va decir que por ese papel ya estamos casados? Bueno, les voy a dar a ustedes cuatro razones, por las cuales Dios prohíbe que ustedes no usen el sexo antes del matrimonio. Y muchas personas no quieren comprender esto, pero les voy a mostrar las implicaciones, no solamente morales, sino sociales, civiles y espirituales, de lo que significa el matrimonio en la Biblia.

En primer lugar, el matrimonio, o ese pedazo de papel, al que tú le llamas pedazo de papel, representa un contrato civil ante la sociedad. Es muy diferente que tú llegues a un lado, y que le digas a la gente “les presento a mi amante” a “les presento a mi esposa”. Cuando tú no estás casada con un muchacho, tú no puedes presentarte ni siquiera en un club, ni siquiera para obtener pasaporte, ni siquiera para obtener cualquier trámite civil, porque fíjate tu nada más, el día que tú digas “es que no estamos casados” entonces viene otro muchacho, y le esta tirando los perros a tu muchacha, o los perros a tu muchacho ¿Con qué derecho tú le dices: “por qué miras así mi esposo? o ¿Con qué derecho le dices tú a tu marido o a tu amante? ¿Por qué me fuiste infiel? el te va contestar ¿infiel de que? si nunca tu has aceptado vivir así como estamos.

Ese pedazo de papel es el acta del matrimonio, es un pacto, un compromiso ante la sociedad, en la que públicamente le dices “ella es mi esposa” y escúchame esto, lo importante de esto, es que al decir “ella es mi esposa” “el es mi esposo” en ese momento la sociedad sabe que tiene que respetar a tu mujer. Es muy diferente que llegues a la casa de tus papás con la muchacha que ya andas, o con el muchacho que andas, tienen tres años juntos, y viene tu cuñado y le comienza a lanzar los perros a tu amante ¿Con qué derecho la vas a defender? ¡Si no están casados! tú no tienes ningún derecho sobre de ella. Ese contrato matrimonial es un compromiso ante la sociedad, al que tú le dices a toda la gente “les prometo a todos ustedes, no solamente a ustedes, sino también a Dios, y también a mi familia, que ella es la que yo voy a amar hasta que la muerte nos separe”

En segundo lugar, el contrato civil, o el matrimonio, es un contrato entre tú y ella, es un contrato moral. Vean ustedes Malaquías capítulo 2, Malaquías esta antes del libro de Mateo, es el último libro del Antiguo Testamento, Malaquías 2 del 13 al 16. En esta época los hombres habían adulterado en contra de sus mujeres, y Dios les dice esto a los adúlteros, Malaquías 2 del 13 al 16

Y esta otra vez haréis cubrir el altar de Jehová de lágrimas, de llanto, y de clamor; así que no miraré más a la ofrenda, para aceptarla con gusto de vuestra mano. Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto.

La Biblia considera el matrimonio, un pacto. Cuando un juez me extiende un certificado y un papel, y me dice “aquí, este papel sellado por el gobierno judicial, y legal, y civil, y moralmente, los declaro marido y mujer” en ese momento yo agarro de la mano y digo “prometo serte fiel” y para poderle ser fiel a mi esposa, necesito la ayuda de Jesucristo. Es imposible poder serle fiel a una mujer, o que una mujer le sea fiel a un hombre, es imposible sin Cristo. La Biblia dice “separados de mi, nada podrán hacer” por eso hay tanto adulterio en México, y por eso México tiene ahorita la tasa de divorcios más alta en estadísticas en América latina; se calcula que en México hay ahorita, a nivel nacional, 4000 divorcios diarios.

En tercer lugar, el matrimonio es un contrato civil. Una vez me preguntó una persona ¿Como debe de casarse los cristianos? ¿Que cuando vamos a la Iglesia nos están casando? No, escúchenme muy bien, ni la iglesia católica, ni la Iglesia protestante, ni la Iglesia evangélica, ni la iglesia mormona, ni ninguna institución en México puede casar a nadie, más que el juez por lo civil. Cuando vas a la iglesia Católica y el padre dice “hay alguien que se oponga a que case Chencha con Chencho, en ese momento alguien se para por halla y dice “yo me opongo, este señor es un bígamo, tiene cinco hijos conmigo” ¿Que va a hacer el sacerdote? Saben, lo único que pueda hacer es hablarle a la patrulla para que se lo lleven, no los puede divorciar, el no tiene ninguna facultad civil para divorciar a nadie, ni tampoco casar, ellos ya llegaron casados a la iglesia, ningún sacerdote católico puede casar, o dar la bendición a ningún matrimonio, si antes el matrimonio no les enseña que están casados por lo civil, porque a él lo meten a la cárcel, el no esta casando a nadie, el está dando su bendición apostólica y católica, como le llaman ellos, ante ese matrimonio, pero lo que los casó, fue la autoridad civil.

Y dice Romanos capítulo 13 del 1 al 2 “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas” ¿Qué dice la Biblia? que cuando el juez te entrega el certificado de matrimonio ¡escúchenme muy bien! tú y yo, ya estamos casados, ante la sociedad, ante mi y ella, y ante Dios. Ahora, si después del matrimonio por lo civil, tu quieres hacer fondongo, y bochinche, y fiesta, y traes mariachis, y meterte, he irte a la villa de rodillas, o lo que tú quieras, eso es independientemente, es un testimonio la sociedad, pero casados ya están delante de Dios.

El matrimonio cristiano se hace regularmente en una casa, se invita al juez, se casan, vamos al jardín, sándwiches, y que los dos den su testimonio a todos los demás, y que haya un testimonio de algún predicador para darle testimonio a todos los invitados incrédulos, y se acabo, váyanse de luna de miel a Chalco, adonde quieran irse.

Pero entiéndanme, en cuanto el juez les dé el certificado, ustedes ya pueden vivir juntos, ya pueden esa misma noche irse de luna de miel, porque el certificado de un juez es lo que Dios respeta en su palabra. El juez ha recibido una autoridad divina para poder casarlos, y poder establecer que el día que el se quiera pelar, y se quiera ir con otra ¿Qué haces tú si es tu amante? pero sabes una cosa, si hay un papel como ustedes le llaman, en ese momento vas a una delegación, le levantas acta por abandono de hogar, y te lo regresan o te lo meten a la cárcel. Para eso sirve ese pedazo de papel que ustedes dicen, y que la Biblia enseña que tenemos que sujetarnos a las autoridades civiles.

Y en último lugar, el matrimonio es un contrato espiritual. Póngalo por favor, porque no está en su manual, número cuatro, es un contrato espiritual. Génesis 2:24 “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” el matrimonio, póngalo allí por favor, no lo inventaron los hombres, repito, el matrimonio no lo inventaron los hombres, es la primer institución establecida por Dios en su palabra, como no es un invento humano, no hay divorcio. Dios abomina el divorcio, te casaste, te amolaste, ya no hay de que cambió, como cambias de coche al mes que entra, o el año que entra, o “no nos entendemos” y “es que no salió como yo creía que iba a salir” “y en la noche se le paran los pelos feo” “hay hermano es que usted no sabe cómo le huelen los calcetines”

¿Saben una cosa? la mayor parte de los matrimonios que ahorita nosotros estamos aconsejando, hemos descubierto un común denominador en el 90% de ellos, se casaron muy pronto, ya prendieron la música, se casaron muy pronto. No sé ¿Por que ahorita todo mundo tiene prisa para casarse? Y siempre me estoy encontrando con el mismo problema, me hablan a la casa, Armando fíjate que, me adelanté, ahora se que cometí un error tremendo, me debí haber esperado seis meses más, me debí haber esperado un año más, pero ya están casados, ya no pueden hacer nada. Pero cuantos de ustedes, ahorita están planeando casarse, y mejor sería casarse a los 25, a los 30 años, bien casados, que casarte antes, y lamentar y arrepentirte los próximos años de tu vida.


Anterior

Siguiente

Continúa…




clik derecho "guardar enlace como..." descargar pdf


IMPORTANTE: Cualquier link de descarga que aparezca con error, por favor informar. Y no olviden que !Comentar es agradecer!


CREDITOS: http://palabradelibertad.blogspot.com/

4 comentarios:

El Pescador dijo...

solo me queda agredecer a quienes hacen posible este blog, muchas gracias por las enseñanzas.
Quiero recomendar un blog que encontré en la red, que igualmente me fue de gran bendición.

http://red-cristiana.blogspot.com

Joneyber dijo...

Gracias hermano por su comentario, y agradezco a Dios por su gracia, y fortaleza que me brinda para trabajar en el blog. Todo sea para la gloria de Dios.

Uno de los objetivos con este blog es que los jovenes lean, escuchen y vivan la Palabra Dios, que nos guarda de tantas cosas en este mundo alejado de Dios.

Personalmente he sido muy bendecido con estas enseñanzas, y deseo de igual manera que lo sean para cada una de las personas que visitan el blog.

JONEYBER

Anónimo dijo...

gracias a DIOS por esta preciosa enseñanza que a mi como una joven me sirve de mucho, y quiero aprender mas sobre juventud matrimonio, gracias por preocuparse por la juventud. que dios siga bendiciendo a este programa..

Anónimo dijo...

muy interesante y sobre todo necesario en un mundo como el de hoy donde el repeto por el cuerpo se ha desvanedido. sigue siendo de gran valor nuestra virginidad. dios le siga bendiciendo.