viernes, 19 de noviembre de 2010

¡Cuidado con el misticismo! (Beware Mysticism!)– Predicación Escrita – Pst. Sugel Michelen – Parte 1 de 4



Les pido por favor si son tan amables, de ir conmigo a la carta de Pablo a los Colosenses, Colosenses capítulo 2, y aunque en esta mañana solamente vamos a estar exponiendo los versículos 18 y 19, vamos a leer hasta el versículo 23 para poder tomar el contexto;

Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal, y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios. Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.

Muchas personas no parecen estar consientes de que el mayor peligro para el cristianismo viene envuelto en ropaje religioso. Cuando los cristianos tienen que enfrentarse a aquellas cosas que son abiertamente pecaminosas, abiertamente contrarias a su fe, rápidamente pueden ponerse en guardia contra ellas, pero cuando la oposición viene disfrazada de religiosidad, muchos creyentes se confunden y pueden ser momentáneamente desviados por doctrinas que son totalmente contrarias al Evangelio de Cristo, a pesar de su apariencia de piedad. Bueno, eso era precisamente lo que estaba sucediendo en esta Iglesia en Colosas, en el Asia Menor, esta Iglesia a la que Pablo envió la carta, que desde hace ya varios domingos hemos estado estudiando aquí en la mañana, algunos falsos maestros estaban tratando de convencer a estos creyentes, de que la salvación que habían recibido por medio de la fe en Cristo, era una salvación incompleta.

Es por eso que a través de toda la carta Pablo insiste en el hecho de que Cristo es un Salvador suficiente, que vino a ofrecer una salvación suficiente, de ahí el tema central de esta epístola, que alguien ha resumido en una fórmula matemática, que hemos dicho aquí varias veces a lo largo de esta serie;

Cristo + nada = Todo

Todo – Cristo = Nada

Ahora es en esta sección del capítulo 2 que nosotros comenzamos a estudiar hace ya unas semanas atrás, en la que Pablo aborda directamente las falsas enseñanzas, las herejías a las que estos cristianos estaban siendo expuestos, en los versículos 16 y 17, que fue el último que consideramos antes de suspender momentáneamente la serie a los Colosenses, Pablo advierte a estos hermanos en contra del legalismo, Colosenses capítulo 2 versículos 16 al 17;

Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo.

Mis hermanos, más adelante nosotros vamos a volver sobre este pasaje, para considerar el tema del día de reposo, que se menciona aquí, y su conexión con el día del Señor. Pero por varias razones los pastores pensamos que era más adecuado continuar exponiendo la epístola en lo que resta de año, para luego pasar a considerar este tema con más calma.

¿Que es el legalismo? del que Pablo advierte en los versículos 16 y 17, en el último sermón decíamos que “es en el intento de ganar el favor de Dios a través de nuestra obediencia, ya sea que lo hagamos tratando de obedecer los mandamientos de Dios, o mandamientos inventados por los hombres” mientras el Evangelio nos mueve a la obediencia por el hecho de haber sido aceptados por Dios, en base a la obra redentora de Cristo, el legalismo nos dice que “debemos obedecer para ser aceptados”. En el Evangelio la aceptación viene primero, la obediencia viene después, en el legalismo es a la inversa, la obediencia viene primero, para entonces poder alcanzar aceptación, ya sea delante de Dios, delante de los demás, o a un delante de mi mismo. Todo depende de ti, de tu obediencia, de tu esfuerzo personal, de tu compromiso, de tus méritos, el legalismo lleva al hombre a apoyarse en sí mismo, mientras que el Evangelio nos mueve a descansar únicamente en Cristo, no sólo en todo lo que tiene que ver con la salvación de nuestras almas, sino también en todo lo que tiene que ver con nuestro crecimiento espiritual.

Pero hay dos peligros más de los que Pablo nos advierte en esta sección de la carta, y créanme mis hermanos que estos dos peligros son tan dañinos, son tan letales en el día de hoy, como lo fueron en el primer siglo de la era cristiana, me refiero al misticismo y al ascetismo. En la mañana de voy vamos a ver ¡Cuidado con el misticismo! el domingo que viene, si el Señor lo permite veremos ¡Cuidado con el ascetismo!

¿Qué es el misticismo? yo espero hermanos que ustedes hayan dormido bien, que estén despiertos, y que hayan desayunado bien, ¿Qué es el misticismo? bueno en una forma sencilla nosotros podemos definirlo como “la búsqueda de una experiencia religiosa más profunda, a través de una comunicación directa e inmediata con Dios, poniendo a un lado el intelecto y descansando más bien en la intuición y en la iluminación interna” y créanme esa es la forma más sencilla que yo puedo decirlo. Voy a repetirlo otra vez ¿Qué es el misticismo? “es la búsqueda de una experiencia religiosa más profunda” eso lo entendemos ¿Verdad? “una experiencia religiosa más profunda, a través de una comunicación directa e inmediata con Dios” es decir, sin intermediarios entre yo y Dios, “poniendo a un lado el intelecto y descansando más bien en la intuición y en la iluminación interna” un texto favorito de los místicos es Juan capítulo 1 versículo 9, allí dice el Evangelio «aquella luz verdadera que alumbra a todo hombre, venía a este mundo» ellos dicen «hay una luz verdadera de Dios en todo hombre, y por tanto lo que nosotros debemos hacer es buscar esa luz dentro de nosotros, es buscar esta luz interior, es de esa manera que nosotros nos conectamos con Dios».

Uno de los padres del misticismo en el siglo V, lo explicó de esta manera «debemos dejar atrás los sentidos y la operación del intelecto, a través de una auto-negación pura y total, para entrar en la radiante y súper-esencial tiniebla divina» ¿Lo quieren ver de otra manera? Este mismo místico dice «que cuando el espíritu se despoja de todo lo que ve, penetra en las misteriosas tinieblas del no saber» o sea de la ignorancia «allí renunciando a todo lo que pueda la mente concebir, abismado totalmente en lo que no percibe ni comprende, se abandona por completo en aquel que esta mas halla de todo ser». Si todavía no lo entendieron escuchen a un místico contemporáneo este se llama Vladimir Lossky, murió apenas en el 1958, él dice «es necesario renunciar tanto a los sentidos, como a toda labor de la razón, hay que renunciar al intelecto, todo aquello que pueda ser conocido por los sentidos del entendimiento, para que podamos ser capaces de unirnos en perfecta ignorancia con aquel que trasciende todo ser y todo conocimiento».

Noten mis hermanos como esos dos místicos, uno del siglo V, y uno del siglo XX, insisten en lo mismo, debemos tratar de alcanzar una unión mística con Dios, dejando a un lado el intelecto y la razón, es por eso que los místicos recurren al uso de “mantras” muchas veces, no siempre, ¿Qué son los mantras? la repetición de una palabra, de una frase, de una sílaba, incluso de sonidos ¿Para qué? Para vaciar la mente de todo pensamiento concreto, y así tener una experiencia mística con Dios. Que como bien ha dicho alguien, en el mejor de los casos no es otra cosa que un trance auto-hipnótico, y en el peor de los casos, una experiencia demoniaca.

Recuerdo cuando era adolescente, antes de ser creyente, leía los discursos de un señor que había sido antes teósofo, porque se creía que él era la reencarnación de no sé quién, y este individuo se dio cuenta de la tontería que él mismo estaba promoviendo, se llama Guido Krishna Murphy, y Krishna Murphy decía «cuando tú usas este tipo de mantra, este tipo de repeticiones, por supuesto que encuentras paz» y él decía «puedes usar cualquier palabra, no tiene que ser una palabra muy intrincada, puede ser hasta Coca-Cola» si tú fijas tu mente en un punto, y comienzas a pensar Coca-Cola, Coca-Cola, Coca-Cola te vas a olvidar de que debes la luz, que debes la casa, el teléfono, tu mente está en blanco, y eso es exactamente lo que estas personas promueven.

Queridos hermanos, la Biblia enseña claramente que ningún hombre puede acercarse a Dios de manera directa o inmediata, como pretenden los místicos. Nosotros necesitamos un mediador para poder acercarnos a Dios, y ese mediador no es otro que el mismo Hijo de Dios, la persona del Señor Jesucristo, primera a Timoteo capítulo 2 versículo 5 «Hay un solo Dios, hay un solo mediador entre Dios y los hombres» es por eso que cuando nosotros oramos a Dios, debemos hacerlo en el nombre de Cristo. Ahora, tomando en cuenta el tema que estamos predicando aquí, decir al final de la oración «En el nombre de Jesús» no es un mantra, no es que si yo vengo delante de Dios, y al final de lo que le pido, digo las palabras mágicas, que ahora en vez de abracadabra, es «En el nombre de Cristo» esta oración va ser concedida, no, cuando yo oro en el nombre de Cristo, lo que eso significa es que yo voy delante de Dios, no en mi propio nombre, porque en mi propio nombre yo no tengo cuentas en el reino de los cielos, es Cristo el que lo merece todo, y yo vengo delante del Padre en su Nombre, no es un mantra, no es una palabra milagrosa, es ir a Dios con la conciencia de que yo no merezco nada, pero Cristo lo merece todo, y yo vengo delante del Señor, en su Nombre.


Continúa…


Primera Parte – Segunda Parte – Tercera Parte – Cuarta Parte

ESCUCHAR ONLINE



DESCARGA LA CONFERENCIA EN AUDIO MP3


IMPORTANTE:

Nuestro deseo no es que conozcan a un predicador en particular, sino que vean claramente que las respuestas se encuentran en la Biblia, por eso debemos leerla, meditarla y vivirla cada día, pues nuestra fe no debe estar basada en las afirmaciones de un predicador, sino en la Palabra de Dios, la cual es invariable (Jn. 5:39, Mat. 22:29, ) y sigamos el ejemplo de los cristianos de Berea (Hch. 17:11).

Ademas cualquier link de descarga que aparezca con error, por favor informar en los comentarios. Les recomiendo leer la entrada "Como descargar los archivos de Mediafire? Tutorial", para descargar manualmente, o consulta "Descarga facilmente los archivos Mediafire con el Gestor Mipony (Automatico) - Tutorial" .




2 comentarios:

Anónimo dijo...

AGRADESCO ESTA PREDICASION PORQUE SOLAMENTE LOS SIERVOS DE DIOS PREDICAN ESTE TEMA YA QUE MUCHOS SOLO SON LOBOS RAPACES QUE SE DEDICAN A DIVIDIR A SAQUEAR LAS IGLESIAS DE CRISTO Y A DESTRUIRLAS Y NO LES INTERESA LA SALVACION DE LOS PERDIDOS SINO SAQUARLES LOS BOLSILLOS ATRAVEZ DE LOS DIEZMOS.
CUIDADO DE ESTOS SEUDOPASTORES QUE ESTAN EN MUCHAS IGLESIAS CON FALSOS EVANGELIOS

Joneyber dijo...

Cabe aclarle a la persona que hizo el anterior comentario que es muy cierto que existen lobos rapaces dentro de muchas iglesias, que están enseñando un montón de herejías, y doctrinas de hombres y no de la biblia. Sin embargo no creo correcto generalizar, y calificar a todos los pastores como falsos por el hecho de enseñar el diezmo, porque esta es la forma bíblica que Dios ha dejado para el mantenimiento de su obra.

Lo que si he visto en muchas iglesias donde enfatizan la cuestión económica, es que no se conforman con el diezmo, y por eso le agregan los famosos pactos, semillas, ofrendas extraordinarias para esto y aquello, bueno un sinnúmero de cosas, con el señuelo, de que si siembras vas a recoger.